Irse a Londres a la aventura: El viaje.

Así empezaría un día cualquiera en mi rutinaria vida de parado, pero hoy va a ser un día diferente, hoy voy a romper con esa rutina. Esta es mi historia, pero lo cierto es que podría ser la de cualquier otro de los miles de emigrantes que salen corriendo de España por culpa de la crisis.

Londres, ese es mi destino. Me voy a la aventura, solo, sin conocer a nadie allí, sin conocer la ciudad, sin conocer apenas el idioma, sin trabajo, sin casa. Me imagino que será difícil dejar atrás la vida que me había forjado hasta ahora, dejar atrás mi familia, mis amigos, mis hobbies y empezar de 0. No sé si todo esto saldrá bien o no, pero supongo que merecerá la pena la experiencia. Y bueno, como se suele decir, vida nueva, pelo nuevo. Espero no cagarla con esto tampoco.

España está saliendo de la crisis, está saliendo en avión, y no es para menos, más de 6 millones de parados, más de un 50% de desempleo juvenil, privatización, desahucios, recortes, corrupción. Ya no se trata de derechas ni de izquierdas, de rojo o azul, no, todos gobiernan igual de mal, o peor. Supongo que lo más ético sería quedarme aquí, e intentar cambiar las cosas, pero tampoco me apetece perder el tiempo, así que solo tengo que pegarme una ducha, vestirme, guardar bien mi billete de solo ida, empaquetar mi vida en una bolsa de menos de 15 kilos y en otra de menos de 50 por 40 por 20 centímetros, y ya estoy listo para huir.

Después de coger un bus de Segovia a Madrid, llegar a príncipe pio, coger un metro, otro metro, llegar a barajas y coger el vuelo 815, despegar y ver alejarse el país, llegar a Luton y desembarcar, por fin cojo el bus que me dejará en Londres.



No os voy a engañar, a mí me hubiese gustado ir a Estados Unidos o Australia, pero son países en los que es difícil entrar, Reino Unido sin embargo es Unión Europea, y está al lado de casa. Y dentro de reino unido, me hubiese gustado alguna ciudad costera del sur, con más calidad de vida y menos españoles, pero Londres me parece ir a lo seguro, ya que es donde más trabajo hay.

London, ciudad de las oportunidades, del Big Ben, de las cabinas telefónicas rojas,  de la multiculturalidad, de los mercadillos, de la libra, de Picadilly Circus, de los inconfundibles taxis, del carril izquierdo, del rock, del Támesis, de los monumentos, de los museos gratis, de Trafalgar Square, de los grandes parques, del underground, de Oxford Street, y de muchas cosas más.

La verdad es que por lo que he visto en este primer paseo, la ciudad promete, pero ahora solo quiero dormir, estoy cansado del viaje así que voy a coger el metro que me lleva al barrio de Willesden, donde voy a pasar las primeras noches, intentaré no juntarme con españoles, para aprovechar y aprender inglés.

Sigue mis últimas aventuras

No posts found!

Ir al contenido